Li Europan lingues es membres del sam familie. Lor separat existentie es un myth. Por scientie, musica, sport etc, litot Europa usa li sam vocabular.

Li lingues differe solmen in li grammatica, li pronunciation e li plu commun vocabules. Omnicos directe al desirabilite de un nov lingua franca: On refusa continuar payar custosi traductores.
Nombre Apellido
Nombre Apellido
Nombre Apellido
00 . 00 Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.
00 . 00Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.
00 . 00 Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.
00 . 00 Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.


----------------------- CRÉDITOS ---------------
Skin hecho por Hardrock de Captain Knows Best. Li Europan lingues es membres del sam familie. Lor separat existentie es un myth. Por scientie, musica, sport etc, litot Europa usa li sam vocabular.

Li lingues differe solmen in li grammatica, li pronunciation e li plu commun vocabules. Omnicos directe al desirabilite de un nov lingua franca: On refusa continuar payar custosi traductores.

un día cualquiera en el 'noïr'

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

un día cualquiera en el 'noïr'

Mensaje por Rachel Corgan el Jue Mar 29, 2012 12:40 am

Aquel día se había levantado sin muchas ganas. Habían estado tocando la noche anterior, y estaba fráncamente cansada. Siempre se había preguntado cómo debía sentirse spiderman con su doble vida.. seguramente cómo ella hoy. Cuando le coincidían las actuaciones con su trabajo en la cafetería, realmente le faltaban horas para hacer todo lo que tenía pensado. Se dió una ducha rápida, y se puso unos vaqueros ceñidos y una camiseta. Desayunó una manzana que se fué terminando por el camino hacia el lugar donde tenía aparcada la moto, y tras agarrar el casco, salió de casa a toda prisa. Se puso el casco y se subió a la moto. Normalmente se habría puesto el mono para conducir, pero hoy no tenía tiempo. Encendió el motor, y arrancó a toda prisa. Si no pillaba tráfico, llegaría a tiempo.

Tras unos veinte minutos, llegó finalmente a la cafetería. Aparcó en el lugar de siempre, cerca de la puerta. Le gustaba tenerla en un sitio donde pudiera vigilarla. Dió los buenos días al jefe y pasó a la trastienda para ponerse el delantal. Era una cafetería con grandes cristales, y un ambiente acogedor. Decorada en tonos marrones y arena, daba un aspecto de calidez. Era amplia y había bastantes mesas, ya que solían tener mucha clientela. En el fondo de la cafetería en la pared, había una imagen de la silueta de un gato negro, que era el logo de la cafetería. El trabajo no era malo y el jefe la trataba y la pagaba bien.

Tras ponerse el delantal, se puso tras la barra y se dedicó a preparar las cosas para tener todo a punto cuando la gente comenzara a entrar. Era una cafetería bastante frecuentada, por lo que no tardaría en llenarse. Efectivamente, al poco entraron dos o tres clientes, a los que les tomó el pedido y se dispuso a prepararles sus cafés y unas tostadas. Diez minutos después, entraron cuatro personas más. Suspiró algo resignada. El día iba a ser más ajetreado de lo que había pensado. Tenía la esperanza que hoy fuera un día tranquilo, pero no iba a ser así. Al menos todavía no había entrado ningún cliente problemático.

Estaba bastante atareada, pendiente de los cafés y las tostadas y el resto de los encargos de los clientes. El jefe tuvo que subir del almacén a echarle una mano, cómo solía ser habitual. El servía las mesas mientras ella, de espaldas a la puerta iba sacando los cafés y se encargaba de la barra. Cuando la cosa se calmara un poco, el volvería de nuevo al almacén y ella se quedaría a cargo de todo.

Pero aquel día parecía que iba a ser bastante animado, por lo que ella no estaba segura de que el jefe pudiera volver a bajar al almacén en un buen rato.

-Oye, Rachel.. si no te importa, encárgate tú ahora de las mesas.. yo me quedaré preparando los pedidos. Mi pierna está comenzando de nuevo a darme la lata, y tanto paseo no me está ayudando.. ¿te importa?

Salió de la barra y tomó la bandeja que él tenía en las manos.- Deje, yo me encargo, no se preocupe..es de la mesa dos.. bien, metase en la barra y vaya sirviendo los cafés para la tres y la cinco. Ahora voy a por ellos.

con la bandeja en la mano, se dirigió hacia una de las mesas del fondo y fué sirviendo lo que en ella había. Ciertamente agradeció que quisiera cambiarle el puesto. Rachel prefería estar por las mesas que ahí metida en la barra sin poder moverse, aunque en cuanto aquello disminuyera y se volviera más tranquilo, volvería de nuevo a quedarse sola.


Última edición por Rachel Corgan el Jue Mar 29, 2012 11:49 pm, editado 2 veces
avatar
Rachel Corgan
Fecha de inscripción :
26/03/2012


Profesionista

Volver arriba Ir abajo

Re: un día cualquiera en el 'noïr'

Mensaje por Invitado el Jue Mar 29, 2012 8:20 am

Ya va, habia despertado aquel dia con un inmenso malestar en la cabeza y es que no hacia mucho que me habia acostado aquella madrugada, ya que me habia introducido en la gran mansion abandonada que yacia justo a un costado de la academia, no era de esperarse que mi cuerpo reaccionara calmado y no pesara el abrir los ojos pero claro, la cabeza si daba señales de no tener el sueño suficiente.

Me coloque una ropa que para mi gusto se posaba entre mi ropa mas comoda, suspire mientras me colocaba una de mis usuales faldas y acomodaba mi cabello en dos coletas, si bien no tenia la mas minima intencion de ir a comer a la cafeteria de la escuela me puse en camino hacia la ciudad, esperando con esto el dolor disminuyera un poco con la brisa del dia.

Habia no muy lejos del lugar una cafeteria que hacia unos dias habia visto mientras bagaba por la ciudad, era nuevo para mi el estar sola, ya que usualmente era acompañada por mi familia o bien amigos que llegace a tener.

El camino no era complejo, ni tampoco cansado mas mi cuerpo comenzaba a reclamar el descuido que le habia mostrado hacia unas horas. Un cafe era lo que yo necesitaba y seguramente aquel lugar era el indicado...

No tarde en toparme frente a la puerta y abrirla para introducirme con calma dentro de la gran estancia, se veia agentada, claro, el lugar estaba bastante comodo y era a simple vista uno de los mas famosos de la zona. Me sente en la barra y espere a que alguien me atendiera, de momento no hice mas que tomar un menu que estaba cercano y comence a leer lo que aquel lugar ofrecia a sus clientes.

Veamos... Cafe...tu eres el primordial pero algo de comer no me vendria mal ahorita
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: un día cualquiera en el 'noïr'

Mensaje por Christopher Kenward el Jue Mar 29, 2012 1:14 pm

No habia dormido nada, en realidad directamente no habia dormido. Habia llegado de Inglaterra hace unas horas, un viaje de negocio lo habia obligado a regresar a su pais de origen.

Suspiro cansado, no sabia que tenia Tokio, pero algo de su nuevo hogar lo calmaba. Decidio tomarse un baño para quitarse toda esa mala energia que habia acumulado en el viaje.

Su baño duro mas de media hora, se habia tomado su tiempo para poner un stop a sus ideas. Una vez listo, se puso un vaquero y una camisa, su cabello medio desordenado y como si fuera una parte de su ser, su fiel guitarra en la espalda.

Tomo las llaves del auto y salio de su departamento. En realidad, no tenia ni la menor idea donde ir, lo unico que sabia era que queria recorrer un poco la ciudad.

Luego de haber manejado una hora, aparco su auto cerca de un shopping. Bajo de él tranquilamente y se dispuso a caminar.

No entraba a ninguna tienda, solo se dedicaba a verlas desde fuera. Hasta que el murmullos de unas jovencitas le hizo llamar la atencion, miro de reojo y vio que lo estaban señalando.

Se coloco su corra y unos lentes oscuros, comenzando a caminar mas rapido.


Demonios...se suponia que hoy iba ser un dia tranquilo...

Cuando se quiso dar cuenta, ya se encontraba corriendo, seguido de un grupo de chicas alborotada, gritos como "Te amo, casemonos! ""Cierra la boca, él se casara conmigo" se hacian escuchar. Él estaba convencido que en ese pais no era muy conocido, pero parecia que se habia equivocado.

Tan metido iba en su pequeña maraton, que no vio el cartel grande de él, donde promocionaba su gira por Japon.

Comenzo a doblar en todas las esquinas sin pensarlo, sin meditar que por ahi se podia llegar a perder. Apreciaba a sus fanaticas, pero tambien les temia. Sin esperar mas, se metio a un local.

Apoyo las manos en sus rodillas levemente flexionadas, bajo la cabeza, dejando que su flequillo tapara parte de su rostro ya que a la gorra la habia perdido de camino. Su respiracion era agitada.

Luego de unos segundos levanto la mirada, encontrandose en una cafeteria. Despues de todo, con la carrera y el viaje no habia tomado nada y un buen cafe no le haria mal.

Fue a una de las mesas del fondo a tomar asiento. Miro el lugar, mientras su respiracion se regularizaba, era un lugar muy bonito.


Espero que no me encuentren...

Comenzo a jugar con sus lentes, esperando ser atendido. Con la mirada empezo a buscar a la camarera, hasta que dio con ella. Lo unico que podia apreciar era su pelo negro, ya que se encontraba de espaldas.

Sus ojos se abrieron por la sorpresa y sus labios pronunciaron una palabra pero sin emitir ruido. Dejo caer los anteojos, no podia ser, la camarera se habia dado vuelta, dejandole una vision plena de su rostro.


-Rachel....-susurro. De pronto ya no le parecia muy buena idea tomar un cafe en ese lugar.
avatar
Christopher Kenward
Fecha de inscripción :
02/12/2011


Profesor

Volver arriba Ir abajo

Re: un día cualquiera en el 'noïr'

Mensaje por Rachel Corgan el Vie Mar 30, 2012 12:13 am

Alguien más entró en la cafetería. Ella se volteó para regresar de nuevo a la barra y repartir las comandas que quedaban y que su jefe tendría que haber preparado ya. Camino a la barra, observó a la chica que acababa de entrar. Esta se había sentado en la barra y estaba esperando a que la atendieran. Rachel terminó de acercarse y tomó las comandas que su jefe había depositado sobre ella para ponerlas sobre la bandeja. La puerta volvió a abrirse. Rachel suspiró hondo. Aquello parecía un no acabar. Justo uno de los días que más cansada estaba, y no paraba de entrar gente. Resignada se volvió para ir hacia las mesas que debía atender. Luego tendría que tomar nota al cliente que acababa de entrar, ya que de la muchacha de la barra, se encargaría su jefe. De hecho antes de ir hacia las mesas, él ya se había dirigido hacia la muchacha.
-Dígame señorita.. qué va a tomar?- El jefe la preguntó con su habitual amabilidad.

Rachel mientras tanto había comenzado a dirigirse hacia las mesas. En la calle se notó de pronto bastante alboroto. Un grupo de jóvenes corrían de forma alocada sin un aparente rumbo fijo. Al parecer debían estar buscando alguna cosa, o.. a alguien. Meneó la cabeza ligeramente, mientras observaba cómo las jóvenes iban de un lado a otro, pasando a toda prisa por delante de la cafetería.- Está por aquí.. Rosalie dice que le ha visto doblar aquella esquina.. - se escuchaba a través de los cristales, lo que permitía hacerse una idea del volumen al que debían estar hablando, o mejor dicho, gritando.. porque eso eran.. gritos..

-Adolescentes... a que pobre infeliz, estarán persiguiendo.. - musitó en voz baja. Por la emoción que se reflejaba en sus caras, obviamente no era a ningún maleante, así que probablemente fuera a alguien famoso..tal vez algún actor o presentador. Había algunos bastante populares allí.. o quizá fuera alguien de la farándula musical.. Rachel se encogió de hombros y se dirigió a las mesas que quedaban, sirviéndoles el pedido mientras el nutrido y escandaloso grupo pasaba de largo. Luego sacó su libreta y su bolígrafo y con la vista puesta en la libreta se fué hacia la mesa donde se había sentado el último cliente que acababa de entrar. A Rachel no le hacía falta mirar por donde iba, se conocía a la perfección donde estaba cada mesa, por lo que podría ser capaz de recorrer la cafetería entera con los ojos vendados y no tropezarse con nada.

Con la vista aún puesta en la libreta, Rachel se dirigió hacia él. - Buenos días.. Bienvenido a la cafetería Noïr.. ¿desea que le tome nota?
avatar
Rachel Corgan
Fecha de inscripción :
26/03/2012


Profesionista

Volver arriba Ir abajo

Re: un día cualquiera en el 'noïr'

Mensaje por Christopher Kenward el Vie Mar 30, 2012 12:27 am

Él estaba evaluando una forma de escapar. Tenia dos opciones, irse y enfretar a sus lunaticas fans o quedarse y enfrentar a su amiga de la infancia, la cual solo le habia ofrecido su amistad.

Trago duro, sin ganas dejo que su cabeza chocara contra la mesa. La idea de ser atrapado por sus fans comenzaba a ser tentadora.

¿Por que se sentia asi? ni él mismo lo podia explicar, solo sabia que se sentia como un idiota adolescente. Golpeo nuevamente la frente contra la mesa, definitivamente, ese dia él no tuvo que haber dejado su departamento.

Miro de reojo a Rachel, se venia acercando, sin levantar la mirada. A cada paso que daba ella era un escalofrio que recorria la espaldad de él. Se estaba poniendo nervioso, su boca se habia resecado y sus manos comenzaron a jugar con un papel de la mesa.

Una vez que ella llego a su lado, él se sento derecho, acomodandose. Cerro los ojos por un momento, apreciando la voz de ella. Debia comportarse tranquilo, despues de todo...ellos seguian siendo amigos, ¿no?.


-Rachel...-pronuncio de forma casual, aunque sin mucho exito, ya que su tono de alegria y los ojos brillantes lo delataban.

Se paso su mano por el cabello, desordenandolo, era un tic que hacia cada vez que se ponia nervioso.


-que sorpresa!- exclamo. Definitivamente, preferia ser atrapado por las fans,soportar sus gritos,golpes... iba a ser mas facil que auto detenerse para no abrazarla con fuerza a Rachel.

Debo irme de aca como sea....

Su pensamiento era claro, no tenia ningun tipo de duda de lo que debia hacer, pero aun asi su cuerpo no reaccionaba. él seguia ahi, sentado con una sonrisa tierna mirandola como si fuera el ser mas maravilloso del mundo.
avatar
Christopher Kenward
Fecha de inscripción :
02/12/2011


Profesor

Volver arriba Ir abajo

Re: un día cualquiera en el 'noïr'

Mensaje por Rachel Corgan el Vie Mar 30, 2012 1:14 am

Rachel levantó la mirada de su libreta cuando el cliente habló pronunciando su nombre. Esa voz....tenía algo que le resultaba ligeramente familiar.. . Cuando sus ojos se encontraron con el rostro de aquella voz, Rachel puso cara de sorpresa y se quedó ligeramente estática. Seguramente él, era la persona que menos esperaba encontrarse allí.

La muchacha le contempló durante unos segundos con los ojos entrecerrados, cómo queriéndose cerciorar que realmente era él. Había pasado mucho tiempo desde la última vez que se vieron, pero aquellos ojos..y aquel modo de mirar... sólo podía ser él....- ¿Chris...?- pronunció finalmente con voz de sorpresa, si bien continuó donde estaba a pesar de la cordial sonrisa que afloró en su rostro. Si estuvieran en otro sitio, quizá le hubiera dado un pequeño abrazo, a fin de cuentas eran amigos desde hacía tiempo y no se veían quizá desde hace más, pero su jefe era muy estricto a los comportamientos sociales en su local, y una de las cosas que le dejó bien claras era que sus amigos podían ir, pero que se les trataría igual que a cualquier otro cliente, sin mostrar una efusividad que pudiera molestar al resto de la clientela. Según su jefe, el resto de los clientes podría pensar que por el hecho de ser conocidos, recibirían mejor trato, y él pretendía que todos los clientes se sintieran igualmente importantes.

-¿Cuanto tiempo desde la última vez que nos vimos.. cuanto ha pasado..?- Rachel lanzó una fugaz mirada hacia atrás para dirigirla hacia la barra donde estaba su jefe. No convenía que tardara demasiado, o probablemente su jefe la regañaría. Solía ser un hombre benévolo y amable, pero con respecto a ese tema era tajante.

Volvió de nuevo la vista a Chris y trató de hablarle de modo que pudiera explicarle la situación sin parecerle ruda. No quería que pensara que no quisiera verle o hablar con él.. sólamente era que aquel no era un lugar adecuado ni un momento oportuno.

-Me alegra verte... la vida parece tratarte bien.. - Sonrió levemente.- la verdad es que...me encantaría poder charlar contigo, seguro que hay mucho que contar... pero.. hoy tenemos mucho jaleo, y además a mi jefe no le gusta que se hable demasiado con los clientes, así que por favor te rogaría que me pidieras algo de tomar. No quiero que me regañe.

Realmente se había alegrado de verle. Rachel le apreciaba, aunque siempre mantenía distancias. Después de lo que le pasó a su mejor amiga, Elisabeth, se prometió a si misma que jamás cometería ese error, por lo que hacía lo posible por salvaguardarse. Procuraba mantener la línea en el punto en el que ella consideraba que traspasarla podría ser peligroso para ella, mientras ella se sintiera a salvo, no habría problema. A veces le gustaría poder confiar más, y que las cosas en su vida, al menos algunas fueran de otro modo, pero el miedo a ser dañada era quizá demasiado.
avatar
Rachel Corgan
Fecha de inscripción :
26/03/2012


Profesionista

Volver arriba Ir abajo

Re: un día cualquiera en el 'noïr'

Mensaje por Christopher Kenward el Vie Mar 30, 2012 11:31 pm

Él le sostuvo la mirada, parecia que a la joven le costaba reconocerlo. ¿Realmente habia cambiado tanto? él se seguia viendo igual que siempre, pero tal vez los años, la distancia y el no haber sabido nada uno del otro habia influido demasiado.

Sonrio y afirmo con la cabeza al oir su nombre en los labios de ella. ¿Hace cuanto no escuchaba su voz? años...y aun asi, la recordaba como si hubiera sido ayer su ultima charla.

Siguio la mirada de ella, tal vez su jefe no dejaba que se relacionara tanto con el personal y él no queria traerle problemas.


-ha pasado un tiempo considerable, demasiado diria yo...- respondio con su voz apacible.

Él se dedico a mirarla unos segundos. Estaba igual y diferente al mismo tiempo, no sabia como explicarlo, pero algo era seguro, ella le seguia produciendo el mismo escalofrio de siempre, algo nada bueno segun su pensar.


-no me puedo quejar de la vida... -respondio. Miro rapidamente al jefe de ella, bendito sea él por existir, porque sino, Chris estaba seguro que iba a cometer una locura. -a mi tambien me gustaria charla contigo, pero bien dices...el trabajo es trabajo...-aunque sus ojos brillaban de la felicidad por verla, su voz era neutra, hasta se podia confundir con distante -lo que quieras, estoy de paso solamente...

Se moria por abrazarla, pero sabia que no debia. Se moria por decirle que la habia extrañado, pero tampoco podia. Él le queria decir tantas cosas, pero sabia que lo unico que conseguiria seria alejarla, provocar que ella escapara como la ultima vez.


Pensar que sufria por no poder verla mas y a la vez sentia que mi alma iba a poder descansar en paz....

Tomaria algo rapido. No pronunciaria palabra alguna, hasta haria como si no estuviera en el lugar, para luego desaparecer, como habia llegado, sin hacer ruido. El reencuentro con ella no era bueno y él lo sabia bien.

Ella solo era su amiga, a su pesar...
avatar
Christopher Kenward
Fecha de inscripción :
02/12/2011


Profesor

Volver arriba Ir abajo

Re: un día cualquiera en el 'noïr'

Mensaje por Rachel Corgan el Sáb Mar 31, 2012 11:05 pm

-Bien.. entonces te traeré un café y un croissant especial de la casa..- dijo cordialmente mientras anotaba el pedido en su libreta.- En seguida te lo traigo. Se giró para dirigirse hacia la barra y llevar el pedido a su jefe, para que este lo fuera preparando. Su rostro tomó entonces una expresión ligeramente ausente y su mirada se cubrió con un velo de tristeza. El haberle visto después de tantos años, la había alegrado, pero también le había traido algunos recuerdos tristes y cierto cargo de conciencia. Se sintió mal por haberse marchado aquel entonces de aquella manera, pero era algo que necesitaba hacer. Huir... eso se le daba muy bien.. cuando las cosas comenzaban a suponer una amenaza para la coraza con la que ella había rodeado su corazón, huía, cuando se sentía agobiada, huía..cuando no sabía cómo enfrentarse a algo, huía... Afortunadamente, en algunas de las cosas había cambiado, ahora era adulta, y más madura, pero con otras cosas, no había conseguido avanzar y seguía teniendo miedo.

*Lo siento, Chris.. no te merecías que me marchara dejándote sólamente aquella nota, pero fué lo único que tuve valor de hacer...*
Una pequeña nota de despedida, en la que le decía que se marchaba de allí, que le perdonara por no haberse despedido de él en persona, y que esperaba que si volvían alguna vez a encontrarse, no la guardara rencor por haberse ido tan precipitadamente y continuaran siendo amigos.. probablemente le hubiera puesto alguna cosa más, pero ahora mismo no la recordaba. habían pasado muchos años de aquello..

Rachel llegó finalmente y casi sin darse cuenta a la barra, y entregó la nota de modo automático, aún ausente por estar metida en sus pensamientos, hasta que la voz del jefe, la sacó de ellos.
-Rachel.. te sucede algo..? no tienes buena cara.. es que te ha dicho algo aquel cliente que te haya incomodado?

-eh? oh, no..no.. lo siento.. es sólo que... anoche tuve que tocar con la banda, y a causa de ello me acosté tarde y estoy un poco cansada...solo es eso..- Lo que había dicho no era mentira, se encontraba agotada, pero evidentemente no era la razón de que llevara esa expresión en el rostro.

-Ya te lo he dicho varias veces.. últimamente trabajas demasiado..deberías descansar más... dedicar más tiempo para tí misma.. salir un poco... y echarte un novio que te dure más de un mes..no puedo creer que en el tiempo que llevas viviendo aquí, todavía una chica tan guapa cómo tú no haya encontrado alguien que te trate cómo te mereces...si yo tuviera unos cuantos años menos....

Rachel sonrió levemente- Me marcho a cobrar a aquellas mesas... ande prepare eso y deje de decir cosas raras...- En el fondo, sabía que su jefe tenía algo de razón. Había salido con varios chicos desde que llegó allí, pero apenas si duraba con ellos unos días o semanas. en seguida buscaba una excusa para romper con ellos. Les buscaba defectos o incompatibilidades, mantenía las distancias de modo muy marcado, e incluso si alguno se ponía demasiado cariñoso, ella lo largaba sin más. Sabía que no era culpa de ellos, y ella se sentía mal comportándose así, pero el miedo a que la sucediera lo mismo que a su amiga, siempre estaba presente. De hecho últimamente solía mostrarse antipática si alguno la abordaba tras un concierto. No quería más complicaciones. Se preguntaba si era porque se había rendido, o sólo porque en el fondo aquellos chicos nunca la habían interesado..

Mientras el jefe preparaba la nota, Rachel se dirigió a alguna de las mesas para cobrarles. El local estaba ahora mucho menos lleno, y parecía que iba a quedarse un buen rato tranquilo. Regresó a por el pedido, y fué a llevárselo a Chris.

-Aquí tienes..- dijo con una amable sonrisa, habitual en su trabajo.- estás viviendo aquí entonces?- preguntó mientras le iba poniendo las cosas sobre la mesa.- Ciertamente me ha sorprendido mucho verte, y que me recordaras después de tanto tiempo..- Ella apenas si tenía 17 años cuando se marchó. 7 años dan para mucho, incluso para olvidar y tras marcharse de aquel modo, quizá era lo que se había merecido, que se olvidaran de ella, aunque internamente se alegró de saber que parecía no haber sido así.







avatar
Rachel Corgan
Fecha de inscripción :
26/03/2012


Profesionista

Volver arriba Ir abajo

Re: un día cualquiera en el 'noïr'

Mensaje por Christopher Kenward el Mar Abr 03, 2012 10:44 pm

Asintio ante sus palabras. En realidad, no le habia prestado atencion que le decia ella. Chris estaba sumergidos en sus pensamientos, en un pasado que no era tan pasado.

La vio alejarse con su pedido. Su mirada se torno distante, como si estuviera en otro mundo y de alguna forma, asi era.. Èl estaba recordando, cosas que preferia olvidar, pero lamentablemente las tenias marcada a fuego en su cuerpo.

Una nota, eso era todo lo que ella le habia dejado en ese entonces. Él jamas logro comprender esa huida por parte de ella. Chris nunca logro entender que habia hecho mal, en que se habia equivocado. Tal vez, solo tal vez ella ya estaba interesa en alguien mas...

Sonrio con amargura, sabia que eso era mentira.


-necesito irme....-susurro mientras sus manos tapaban su rostro. Aunque estaba feliz por verla, el dolor era mayor. Habia creido que con los años la habia superado.

Saco su celular del bolsillo y mando un mensaje rapidamente. Necesitaba que alguien fuera por él. Primero por las fans locas y segundo porque no tenia ni la menor idea donde se encontraba y menos donde habia dejado su auto.

Su mirada se nublo. ¡Demonios!se sentia fatal. Muy pocas personas lo habian marcado de esa manera y para su mala suerte, la mas importante se encontraba a unos metros de él.

La vio acercarse con su pedido, con esa sonrisa amable que seguramente le ofrecia a todos los clientes.


-temas de trabajo me han traido aqui...-respondio automaticamente. Estaba mas concentrado en separar todas las sensaciones que lo estaban invadiendo que en las simples preguntas de ella.

Jamas te podria olvidar...sos mi condena...

Sonrio con nostalgia.

-tengo buena memoria con los rostros...-se limito a decir, una respuesta muy diferente de la que estaba pensando.

La puerta de entrada se abrio, dejando a la vista a cuatros sujetos. Tres hombres grandes de trajes y uno mas pequeño, pero elegante.

El mas pequeño se acerco a él, con una sonrisa comica en su rostro.


disculpame Chris, me olvide de decirte que ya he promocionado tu concierto aqui...asi que no debes andar solo, claro si no queres que tus fanaticas te secuestren...vamos... -hablo con una sonrisa amable en su rostro.

-corri por mi vida como nunca lo habia hecho...-respondio mas relajado a su representante. Se paro, saco su billetera, depositando unos cuantos billetes en la mesa -por cierto, ahora soy cantante y actor...-le dijo a Rachel. Sonrio, sin ganas, realmente se encontraba cansado.

Antes de retirarse se acerco como un felino a ella, susurrandole algo en el oido.


-jamas entendi porque escapaste de mi... - su tono demostro el dolor que tanto él buscaba ocultar. Antes que ella pudiera reaccionar, él se alejo y comenzo a caminar. -ya nos volveremos a ver Rachel...cuidate...
avatar
Christopher Kenward
Fecha de inscripción :
02/12/2011


Profesor

Volver arriba Ir abajo

Re: un día cualquiera en el 'noïr'

Mensaje por Rachel Corgan el Miér Abr 04, 2012 1:01 am

Rachel se quedó perpleja cuando la puerta se abrió y pasaron cuatro tipos, que fueron directos hacia donde ellos estaban. El más bajito se dirigió hacia Chris, y lo que dijó aclaró parte de la escena que no hacía mucho había podido ver en la calle.
Ahora entendía el por qué aquellas chicas parecían estar confusas hacia donde ir.. no podían encontrarle, porque se había metido en la cafetería.. era a él a quien estaban buscando..

Aquello se confirmó cuando este le dijo a lo que se dedicaba. Sin embargo Rachel estaba aún asimilando toda la información que de pronto había recibido y no hizo gesto alguno. En el fondo no le extrañaba que se dedicara a ello.. a fin de cuentas, lo llevaba en la sangre, y era curioso el poder que la sangre parecía tener a veces.

Cuando Chris se levantó y se acercó a ella, Rachel inconscientemente retrocedió un pequeño paso al notar invadido parte de su espacio. Lo que Chris le dijo a continuación, produjo una sacudida en todo su interior. Trató de hablar, quería disculparse, darle una explicación, aunque no estaba segura si sería capaz de explicar lo que entonces pasaba por su mente, pero al menos una disculpa, eso si. Sin embargo, no fué capaz de lograr que sonido alguno saliera por su garganta. Sólo pudo limitarse a quedarse ahí, callada, paralizada observando cómo se marchaba. Le siguió con la mirada hasta que lo perdió de vista, hasta que el carraspeo de su jefe la hizo reaccionar. Giró su cabeza hacia la mesa donde él había estado sentado. Suspiró pesadamente y se puso a retirar las cosas y a llevar el dinero y lo demás hacia el mostrador. Su mirada era ligeramente pesarosa, y su mente estaba distraida. Aquel encuentro con Chris le había traido muchos recuerdos, recuerdos de su infancia, de su adolescencia.. algunos muy felices, y otros.. otros que hubiera preferido no recordar, pero que ahí estaban.

- Rachel... no tienes buena cara.. deberías irte a descansar.. no quiero una dependienta que en cualquier momento se caiga en cualquier rincón a causa del cansancio.. creo que voy a darte el resto del día libre. Así te vas a casa y descansas.

-Pero....- intentó protestar ella, pero antes de poder decir nada más, el jefe la interrumpió.
-Nada de peros.. te irás a casa ahora mismo.. no te preocupes por mí, me las apañaré bien.. ahora ya no queda tanta gente y a estas horas ya no habrá jaleo, además....Jerome entrará hoy un poco antes, por lo que no estaré solo mucho tiempo.. así que cambiaté y en cuanto llegues a casa , métete en la cama y descansa.

Rachel suspiró pesadamente. El jefe era bastante testarudo, por lo que hacerle cambiar de idea sería casi tarea imposible. Así que no le quedó más remedio que cambiarse y marcharse a casa. En el fondo lo necesitaba. Aquel encuentro había alterado el equilibrio normal de su día a día y le había dado un fuerte mazazo en su conciencia.. o tal vez no sólo en la conciencia.. Vería las cosas de otro modo cuando hubiera descansado. Al menos eso era lo que pensaba. Una cosa tuvo segura. La próxima vez que viera a Chris, si es que volvían a coincidir, le pediría disculpas. Al menos eso se lo debía....


Spoiler:
Creo que este tema puede darse por cerrado..
avatar
Rachel Corgan
Fecha de inscripción :
26/03/2012


Profesionista

Volver arriba Ir abajo

Re: un día cualquiera en el 'noïr'

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.